La discusión que se avecina: cómo lograr un “comercio internacional justo”

La definición sobre qué es un “comercio justo” en el plano internacional y cómo impulsar acuerdos que lo promuevan será sin dudas uno de los grandes temas de debate no sólo en las reuniones del G20 sino en diversos foros que apuntan a interpretar las tendencias hacia donde marcha la reconfiguración global

La búsqueda de un “comercio justo”, que fue impulsada por Estados Unidos en una reciente reunión ministerial del G20, fue uno de los temas sobre los que la titular del FMI Christine Lagarde, hizo hincapié días atrás en una entrevista con el diario español El País.

Dijo Lagarde: “Lo que hemos visto en el G20 es voluntad de cooperar (con EEUU) sobre opciones sensatas. Cuando EEUU pide comercio justo algunos traducen automáticamente: ¡Oh, riesgo de proteccionismo! Pero la idea de un comercio libre, justo y global va en la buena dirección. Hay que sentarse y discutir qué es comercio justo”.

La cuestión resultó también destacada en el reciente panorama sobre la economía mundial que difundió el FMI en coincidencia con su reunión de primavera y la cumbre ministerial del G20.

Se sostiene en un capítulo de ese informe:  “Para evitar el daño que acarrarían las posibles medidas proteccionistas se requerirá un renovado compromiso multilateral para respaldar el comercio, conjugado con iniciativas a escala nacional que ayuden a los trabajadores perjudicados por una serie de transformaciones económicas estructurales, incluidas las relacionadas con el comercio. El comercio ha sido un motor del crecimiento, que ha permitido elevar extraordinariamente el ingreso per cápita y reducir la pobreza en todo el mundo, especialmente en los países más pobres. Pero sus beneficios no siempre se han repartido equitativamente dentro de cada país, y el respaldo político al comercio externo seguirá debilitándose a menos que los gobiernos tomen medidas para invertir en su fuerza de trabajo y contribuyan al ajuste ante los trastornos que se produzcan”.

Son definiciones que pueden resultar poco habituales en los manuales del Fondo Monetario. Pero el organismo se ha visto obligado a aggiornar sus tradicionales posturas ortodoxas luego de la gran recesión que comenzó en 2008. De cualquier manera, las posiciones que su staff evidencia en las negociaciones que se encaran con los países miembros continúan reflejando el dogmatismo en favor de la austeridad y las denominadas “reformas estructurales”, que suelen terminar afectando a los sectores de ingresos fijos y a las producciones nacionales.

El informe WEO del Fondo pronostica para este año y el próximo una mejora en la evolución del PBI global. Prevé un crecimiento del 3,5% este año y 3,8% en 2018, por encima del registro de 3,1% de 2016. Pero la distribución de esta recuperación será dispar según las regiones, porque los países exportadores de materias primas sufrirían más el escenario general. América latina está entre los menos favorecidos.

El informe también advierte sobre las tendencias proteccionistas: “Un repliegue general del multilateralismo podría provocar heridas autoinfligidas; por ejemplo, el proteccionismo generalizado o una competencia por quién reduce más la supervisión financiera, en una pugna de todos contra todos de la que quizá todos podrían salir perdiendo”.

La proyección del FMI para América Latina es muy cautelosa, habida cuenta de que prevé un crecimiento de sólo 1,1% este año y 2% en 2018. Advierte: “Para América Latina y el Caribe se prevé una recuperación más débil de lo esperado, con un crecimiento de 1,1% en 2017 y 2,0% en 2018 (es decir, 0,5 y 0,2 puntos porcentuales menos que en la edición de octubre de 2016 del informe WEO). Dentro de la región, las perspectivas de crecimiento varían sustancialmente según el país. Si bien la actividad de la mayor parte de los exportadores de materias primas estaría respaldada por la recuperación de los precios de las materias primas, los fundamentos internos continuarían desempeñando un papel determinante en las perspectivas de algunos países grandes. Al mismo tiempo, las perspectivas de México, una de las economías más grandes de la región, se han debilitado”. También mantiene su más que moderada proyección sobre el PBI brasileño, que crecería apenas 0,2% este año, es decir, casi un rebote estadístico luego de dos años de fuerte recesión.

 

Cuadro. Panorama de las proyecciones de Perspectivas de la economía mundial (Fondo Monetario Internacional, 2017)

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s